La revista 'La terapia del arte' me entrevista

La revista La terapia del arte, editada por la Fundación Belén, nos ha entrevistado tanto a Óscar Jiménez como a mí a propósito de nuestro cuento inclusivo conjunto La hormiga Miajita.



¿Cómo se forjó tu vocación profesional?


Desde que era niña siempre me gustaron tanto los libros como el periodismo. Con ocho años ya escribía algunos relatos y pequeños artículos. Fue en el instituto donde comencé a ganar concursos literarios y a redactar para la revista de los estudiantes. La verdad es que es una vocación que tengo desde pequeña y que he mantenido a lo largo de los años.


¿Por qué elegiste como tema de fondo del cuento el autismo?


En mi entorno cercano hay y habido personas con discapacidad psicosocial. Ahora mismo estoy realizando mi tesis doctoral centrándome en accesibilidad para personas con discapacidad visual y discapacidad auditiva; así que he podido comprobar que existen alternativas de lectura para estas personas como los audiolibros o los cuentos con relieve y braille. Aunque sean escasos, este tipo de libros existen y cada vez hay más concienciación y son más populares. Sin embargo, aun buscando, me ha costado más encontrar cuentos y libros adaptados para personas con discapacidad psicosocial. Así que cuando escribí el cuento, cuya temática también tocaba el tema de la discriminación, quise hacerlo accesible para todos estos niños y niñas.


¿Cómo se os ocurrió la idea?


«La hormiga Miajita» se basa en una historia que mi abuelo, Julio Sánchez, se inventó para mí cuando era pequeña. Es un cuento que me acompañó durante toda mi infancia y que quise publicar por mi abuelo, para que más niños conocieran la historia y se sintieran inspirados por ella.


¿Qué novedad educativa aporta vuestra iniciativa?


En primer lugar, se trata de un cuento rico en valores en el que un personaje sufre discriminación y observamos cómo se enfrenta a esa dificultad. No le decimos a los niños que la vida es color de


rosa, lo que les decimos es que por muchos obstáculos que haya, siempre se puede seguir adelante y sacar lo mejor de nosotros mismos en cada situación. A veces los cuentos infantiles se centran mucho en el amor y el respeto hacia los demás, pero olvidan que también es importante educar en el amor y el respeto hacia uno mismo. Hemos intentado que nuestra historia tuviera esas dos grandes lecciones a la vez.


En segundo lugar, la accesibilidad. Tiene dos versiones, para niños con y sin discapacidad, de modo que todos puedan disfrutarlo.


En tercer lugar, las actividades, que sirven como refuerzo a su educación y su comprensión lectora.


Puedes contarnos tus planes futuros…


Ahora mismo, planeo terminar mi tesis doctoral mientras sigo con mi trabajo y, por supuesto, sin dejar nunca de escribir. Planeo publicar en este 2021 la segunda parte de la saga «El chico de la bañera» y no descarto seguir con el mundo de la literatura infantil (y accesible) en el futuro.

Entradas destacadas